Artículos‎ > ‎

Síndrome de Burn Out

SÍNDROME DE BURN OUT

El síndrome de burn out, síndrome de desgaste profesional o síndrome del “quemado” es un estado de agotamiento mental, físico y emocional que surge como respuesta a presiones prolongadas que una persona sufre ante factores estresantes emocionales e interpersonales relacionados con el trabajo.

Puede surgir por las exigencias relacionadas con una excesiva carga de trabajo, horarios extensos o una interacción social constante como por ejemplo con clientes o pacientes.

Cuando esta presión ocurre en forma permanente y durante un tiempo prolongado, estas condiciones laborales son el escenario propicio para que el trabajador padezca burn out.

Los profesionales de la salud (por ejemplo médicos, psicólogos, asistentes sociales, personal sanitario) al estar constantemente en contacto con personas que necesitan ayuda, son los más expuestos a padecerlo, ya que son profesiones que requieren una actitud de cuidado hacia el prójimo.

También pueden padecerlo aquellos profesionales que se vinculan con un posible peligro de muerte como por ejemplo lo enfermeros, médicos, anestesistas, pilotos, policías, entre otros.

Sin embargo, cualquier ocupación puede padecer este síndrome (docentes, administrativos de servicios, atención al cliente, etc.), debido a las actuales condiciones laborales relacionadas con la inestabilidad, la precarización de los contratos laborales, el no permitir al trabajador tener el control de su trabajo, la ausencia de recompensas, la falta de apoyo al empleado, las injusticias laborales para con los trabajadores, las exigencias laborales, todo lo cual hace que este síndrome se vaya instalando en las personas progresivamente. 

Por ejemplo, el médico que tiene que atender en la obra social a un paciente cada quince minutos, o el empleado de atención al cliente que tiene un tiempo estipulado para atenderlo, o el trabajador de un call center que se ve obligado a hacer una determinada cantidad de llamados por hora, o el vendedor que necesita captar una cierta cantidad de clientes cada semana, todas estas presiones y sobreexigencias laborales impartidas por los superiores de las diversas empresas, crean un ambiente laboral propicio para padecer este síndrome.

Los síntomas del burn out son:

1) Emocionales: ansiedad, estado depresivo, irritabilidad, distanciamiento afectivo, desesperanza, desmotivación.
2) Conductuales: actitudes agresivas, adicciones.
3) Físicos: fatiga crónica, problemas gastrointestinales, trastornos del sueño, tensión muscular.
4) Interpersonales: aislamiento social, poca comunicación.
5) Mentales: problemas de concentración, de memoria, agotamiento mental.
6) Laborales: bajo rendimiento, ausentismo, hostilidad, pérdida de interés en el trabajo, conflictos.

Existen métodos de evaluación psicológica que permiten detectar si una persona padece Síndrome de Burn Out:

Escala de Maslach

Es un cuestionario autoadministrado que presenta 21 items, los cuales valoran las siguientes variables:

1)  Agotamiento emocional
2)   Despersonalización
3)   Realización personal

Para realizar un diagnóstico psicológico y determinar la existencia del Síndrome de Burn Out, se toma una entrevista psicodiagnóstica y una batería de tests psicológicos junto con la Escala de Maslach, lo que permite determinar la existencia de Daño Psíquico y la estimación del grado de incapacidad, para poder reclamar la indemnización pertinente.

Si un profesional inicia un juicio asesorado por un abogado, entre los rubros que se reclaman se encuentra el de Daño Psíquico. Si existe un cuadro de Síndrome de Burn Out, es importante contar con un informe pericial prejudicial que acredite la existencia del mismo, para presentar en el juicio como prueba documental con fundamento científico.

Lic. Viviana Blas - Psicóloga Forense UBA

Comments