Artículos‎ > ‎

Accidentes de Tránsito y Estrés Post Traumático

ACCIDENTES DE TRÁNSITO Y ESTRÉS POST TRAUMÁTICO

Las personas que han sido víctimas de un accidente de tránsito, pueden llegar a padecer un conjunto de síntomas que conforman un cuadro psicopatológico denominado “Trastorno de Estrés Postraumático”, como consecuencia de haber estado expuestos a la posibilidad de la pérdida de su propia vida y/o la de un ser querido.
Dichos síntomas, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM IV, se relacionan con una reexperimentación del acontecimiento traumático de diversas maneras, entre ellas: la aparición en la mente de recuerdos recurrentes del mismo, pesadillas sobre el accidente, sensación de que el suceso traumático está ocurriendo, malestar psicológico intenso y activación de respuestas fisiológicas al exponerse a estímulos que recuerdan aspectos del hecho traumático, temor a que se repita el mismo, evitación de pensamientos, sentimientos o conversaciones acerca del accidente y de lugares o personas que generen recuerdos del trauma. También, suelen aparecer dificultades para conciliar el sueño, ansiedad al conducir o transportarse en vehículos, hipervigilancia, sobresalto, alteraciones del estado de ánimo, problemas de concentración, embotamiento e irritabilidad. Generalmente, existe una imposibilidad de recordar algún aspecto del trauma, reducción de los intereses y de la vida afectiva, desconexión de las personas y desesperanza acerca del futuro.
Este cuadro deteriora la calidad de vida de quien lo padece, ya que afecta los diversos ámbitos en los que la persona necesita desarrollarse como lo son el área laboral, social, emocional, familiar, entre otras.
La imposibilidad para el aparato psíquico de elaborar el suceso traumático, conduce a que éste sea revivido una y otra vez en la mente, ya sea durante el sueño o la vigilia, generando el cortejo sintomático mencionado precedentemente.
Un tratamiento psicoterapéutico a tiempo facilita la elaboración de las memorias traumáticas que ha generado el accidente, simbolizándolas, es decir poniendo en palabras las imágenes, emociones, pensamientos y percepciones asociadas al evento traumático.

Para realizar un diagnóstico psicológico y determinar la existencia de un Trastorno de Estrés Postraumático, se toma una entrevista psicodiagnóstica y una batería de tests psicológicos, lo que permite determinar la existencia de daño psíquico y la estimación del grado de incapacidad, para poder reclamar la indemnización pertinente.

Cuando ocurre un accidente de tránsito lo habitual es que la víctima inicie un juicio asesorada por un abogado. En ese caso, entre los rubros que se reclaman se encuentra el de Daño Psicológico. Si existe un cuadro de Estrés Postraumático, es importante contar con un informe pericial prejudicial que acredite la existencia del mismo, para presentar en el juicio como prueba documental con fundamento científico.

Lic. Viviana Blas - Psicóloga Forense UBA

 

Comments