Artículos‎ > ‎

Accidentes de Tránsito y Duelo Patológico

ACCIDENTES DE TRÁNSITO Y DUELO PATOLÓGICO

El duelo es el estado psíquico normal de aflicción que surge como respuesta ante la pérdida de un ser querido. Suele tener una duración de uno o dos años, siendo el primer año el de mayor intensidad emocional, sobre todo cuando llegan esas fechas especiales en que el recuerdo del difunto aparece con más fuerza, como por ejemplo el día de su cumpleaños, las fiestas de fin de año, entre otras.

En los casos de accidente de tránsito, la pérdida de dicho ser amado ocurre de manera inesperada y súbita, y en muchos casos prematura como cuando ocurre el fallecimiento de personas jóvenes.

Estas características intempestivas que tienen las pérdidas provocadas por un accidente, dificultan el proceso de duelo, ya que dicha pérdida repentina produce en la psiquis de los familiares de las víctimas un estado de shock, debido a que no se esperaban que ocurriera.

Por lo tanto, los familiares de las víctimas de un accidente, quedan en un estado de vulnerabilidad psicológica que puede transformar el duelo normal en un duelo patológico.

A grandes rasgos, podemos decir que el duelo normal tiene tres etapas:

1) Etapa de shock: en la que la persona niega la pérdida, siente aturdimiento y tiene una sensación de irrealidad de lo que está ocurriendo.

2) Etapa depresiva: en la que la persona se repliega, evoca recuerdos del fallecido, lo extraña y siente una profunda tristeza.

3) Etapa de recuperación: en el que la persona intenta volver a organizar su vida e ir aceptando paulatinamente la pérdida.

En el caso del Duelo Patológico, la persona no puede elaborar la pérdida del ser querido y queda estancada en alguna de las etapas del duelo normal, por lo cual no puede avanzar hacia la aceptación de la misma.

Este tipo de duelo puede ocurrir de diversas maneras, ya sea que no se manifieste conscientemente, o aparezca con una intensidad excesiva, o se retrase en su aparición.

En el caso del duelo patológico, es necesario el tratamiento terapéutico para poder elaborar la pérdida padecida, llegar a una aceptación de la misma y poder reorganizar la propia vida.

Para realizar un diagnóstico psicológico y determinar la existencia de un proceso de duelo patológico, se toma una entrevista psicodiagnóstica y una batería de tests psicológicos, lo que permite determinar la existencia de daño psíquico y la estimación del grado de incapacidad, para poder reclamar la indemnización pertinente.

Cuando ocurre una muerte por accidente de tránsito lo habitual es que los familiares de la víctima fallecida inicien un juicio asesorados por un abogado. En ese caso, entre los rubros que se reclaman se encuentra el de Daño Psíquico. Si existe un proceso de Duelo Patológico, es importante contar con un informe pericial prejudicial que acredite la existencia del mismo, para presentar en el juicio como prueba documental con fundamento científico.

 

 

Comments