Area Terapéutica

                                                 Terapia Individual Adultos                               

                                                     
            

La terapia individual te permite desarrollar tus recursos personales, fortalecer tu autoestima, superar tus miedos y alcanzar tus objetivos.                                                                  

Algunas de las problemáticas que trato son:

Estrés: el estrés es una respuesta del organismo a toda exigencia o presión. El cuerpo y la psiquis movilizan sus defensas para dar respuestas a una situación determinada que actúa como estímulo estresor. Esta forma de respuesta exigida, afecta el equilibrio físico, psíquico y emocional de una persona. Con técnicas cognitivas, de respiración y relajación, es posible identificar y afrontar el estímulo estresor de manera saludable.

Ansiedad: la ansiedad puede manifestarse de diversas formas: como ansiedad generalizada en la que sentimos temor a que suceda algo malo; como ansiedad social en la que sentimos intenso temor a exponernos en situaciones sociales; como estrés postraumático en el cual evitamos toda situación que nos recuerde el trauma que hemos vivido; como fobia a un objeto o situación específica, etc. Existen técnicas de respiración, relajación, cognitivas y de enfrentamiento para poder superarlas.

Ansiedad Social o Fobia Social: timidez y fobia social no quieren decir lo mismo. La timidez consiste en un cierto temor para afrontar las situaciones sociales y en un miedo acentuado a las críticas pero, aunque sea en forma inhibida, la persona enfrenta dichas situaciones, aunque no la pase del todo bien. En cambio, en la fobia social la persona siente una ansiedad y miedo intenso y duradero ante una o más situaciones sociales, en las que se expone a ser observado por los demás, teme hacer algo que lo pueda poner en una situación humillante, y siente un miedo desproporcionado a las críticas, a hacer el ridículo, al rechazo, a pasar vergüenza, y a la evaluación negativa por parte de los demás. La gran diferencia con la timidez es que, en la fobia social, la persona tiene serias limitaciones para desarrollarse en los distintos ámbitos: laboral, académico, social, profesional, personal (acercarse al sexo opuesto, por ejemplo), etc., ya que evita las situaciones sociales temidas. Existen técnicas de respiración, relajación, cognitivas y de enfrentamiento para poder superarlas.

Complejos, sentimiento de inferioridad: para que aparezca el sentimiento de inferioridad no es necesario que la persona tenga una incapacidad real sino que, el solo hecho de tener la creencia de que se la tiene, puede dar lugar a la aparición de dicho sentimiento. Para contrarrestarlo, necesitamos modificar los pensamientos distorsionados o aumentados que lo provocan.

Bloqueos: las ideas negativas nos paralizan y nos llevan a provocar lo que tanto tememos. Modificarlas con reestructuración cognitiva nos permite avanzar en nuestra vida.

Autoestima Baja: la manera como nos trataron en nuestra niñez determina la forma en que nos tratamos a nosotros mismos. Es posible aumentar nuestra autoestima modificando las creencias negativas que tenemos con respecto a nuestra propia persona.

Conflictos personales: cuando obtenemos resultados contrarios a los que deseamos, estamos padeciendo un conflicto interior que nos maneja: una parte nuestra desea obtener algo y la otra desea obtener lo contrario. Por ejemplo: una persona desea obtener éxito laboral y cada día se encuentra más estancada, o desea adelgazar y cada día come más sintiéndose más ansiosa por la comida, etc. Integrar ambas partes nos permite unificar nuestra fuerza interior para poder obtener los resultados que deseamos.

Conflictos interpersonales: la relación que tenemos con nuestra pareja, hijos, padres, hermanos, jefes, etc., puede verse deteriorada por diversas causas que estén ocurriendo dentro de dichos vínculos. Revisar dichas relaciones, nos permite poder comprender cuál es el problema que subyace para poder modificarlo y darle la solución más adecuada.

Crisis: de las crisis salimos fortalecidos o debilitados, pero nunca permanecemos igual que antes de atravesarlas. Podemos tener crisis evolutivas (adolescencia, embarazo, inserción laboral, matrimonio, divorcio, vejez, etc.) las cuales se relacionan con la etapa que estemos atravesando en nuestra vida, o crisis accidentales (accidentes, traumas, pérdida de empleo, etc.) las cuales son inesperadas. Fortalecer nuestra resiliencia nos permite superarlas y salir fortalecidos de las mismas.

Dependencia Emocional: ser emocionalmente dependiente de nuestra pareja implica vivir pendiente de ella, con miedo a perderla, idealizándola, siendo sumisos con ella, priorizando su deseo antes que el nuestro, entre otras tantas cosas. Para poder querer al otro, en vez de necesitarlo para que llene nuestro propio vacío interior, tenemos que fortalecer nuestra autoestima, superar miedos y afianzarnos en nuestra propia persona.

Estrés postraumático: las situaciones traumáticas dejan en nuestro ser una herida psíquica que no podemos elaborar. Padecemos pesadillas acerca de la situación traumática, miedos, evitación de lugares que nos recuerdan el suceso traumático, embotamiento afectivo, hipervigilancia, etc. Las técnicas de respiración, relajación, reestructuración cognitiva, entre otras, nos permiten fortalecer nuestra resiliencia para poder superarlas y tener un crecimiento postraumático.

Fobias: una fobia es un miedo intenso e irracional ante un objeto o situación que al enfrentarlos nos produce un intenso estado de ansiedad, por lo cual tendemos a evitarlos. Por ejemplo: miedo a hablar en público, a las alturas, a los espacios abiertos, etc. Existen técnicas de respiración, relajación, cognitivas y de enfrentamiento para poder superarlas.

Estado Depresivo: cuando atravesamos un estado depresivo tenemos una visión negativa de nosotros mismos, de los otros y del futuro. Modificar las distorsiones cognitivas que lo producen nos permiten superarlo, pudiendo mejorar las circunstancias que estemos atravesando.

El proceso terapéutico te permitirá

> Transformar creencias limitantes en creencias expansivas.
>  Generar emociones positivas.
> Estar en paz con tu pasado, disfrutar de tu presente y sentirte esperanzado con respecto a tu futuro.
> Transformar las situaciones negativas en oportunidades de crecimiento.
> Desarrollar tus capacidades, habilidades y talentos.
> Desarticular miedos paralizantes.
> Aumentar tu autoestima.
> Adquirir un pensamiento optimista.
> Transformar los obstáculos en oportunidades.
> Salir fortalecido ante la adversidad desarrollando tu capacidad de resiliencia a través de la conexión con tus recursos personales.
> Alcanzar el bienestar personal.

Técnicas empleadas:

Utilizo técnicas provenientes de la Terapia Cognitivo-Conductual para modificar las problemáticas psicológicas que te estén generando sufrimiento.

También empleo técnicas basadas en la Psicología Positiva para que puedas desarrollar los aspectos positivos de tu personalidad, con el fin de que puedas utilizarlos tanto para superar la adversidad como para lograr tus objetivos en la vida y alcanzar tu bienestar personal.    


¿Que habrá cambiado en tu vida de aquí a un año si sigues haciendo siempre lo mismo?
 
¿Que te hace pensar que si sigues haciendo siempre lo mismo obtendrás un resultado diferente?
 
   "Si quieres obtener resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo."                
 Albert Einstein          

                                                   

                          
Comments